Libroslandia

Remedios Naturales Para Potenciar La Mente

ISBN: B0087OTLGA | ASIN: | Tamaño descarga: 4819KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Remedios Naturales Para Potenciar La Mente en Amazon Comprar el libro Remedios Naturales Para Potenciar La Mente en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Remedios Naturales Para Potenciar La Mente EPUB Libro Remedios Naturales Para Potenciar La Mente PDF

Remedios Naturales Para Potenciar La Mente EPUB

Remedios Naturales Para Potenciar La Mente PDF

Descargar Libro Remedios Naturales Para Potenciar La Mente

Libro Remedios Naturales Para Potenciar La Mente de Adolfo Pérez Agustí

Libro Online Ebook Remedios Naturales Para Potenciar La Mente

Sinopsis del libro

La psique, tan clara y confusa al unísono, tan ecuánime y también injusta, tan capaz y tan torpe, es esa potencia intelectual del ánima que nos da propósito, pensamiento, propósito y volun-tad, alentándonos en nuestra actitud o bien disposición mental. Calenturienta a veces y excitada por los sucesos con demasiada frecuencia, acostumbramos a tener en la psique cosas que desearíamos separar y otras que jamás nos gustaría olvidar. En ella se amontonan los rencores con más intensidad que el perdón o bien la tolerancia, la agresividad más que la bondad, y a fin de que quede perseverancia de ello afirmamos oraciones muy concretas: “¡Esto no lo olvidaré jamás!”; así estamos advirtiendo que como hemos logrado introducir los hechos en nuestro cerebro, en cualquier instante los vamos a sacar a resplandecer y obraremos en con-secuencia. De ahí que en los procesos mentales hay mucha enajenación, puesto que cuando se nos “ofusca la mente” el cuerpo se comporta como leal lacayo para ejecutar nuestras desorganizadas y dañinas acciones, aun contra nosotros mismos. La autodestrucción, y su consecuencia más trágica el suicidio, son la prueba de cómo un proceso mental es capaz de regir el resto de nuestro organismo, inocente de la alteración de parte del cuerpo. En estos instantes es cuando nos percatamos de que todo depende de nuestro cerebro, y de que nada nos valen las miles y miles de horas acudiendo a un gimnasio o bien cuidando nuestra alimentación, si el cerebro se empeña en arruinarlo todo. Por suerte también sabemos orar, esa forma anóni-ma (a veces colectiva) para comunicarnos con Dios, si bien no es usual que recibamos contestaciones a nuestras oraciones o bien interrogantes, puesto que como afirman sus representantes “Él está demasiado ocupado allá arriba”. Nosotros no pensamos que los religiosos uniformados tengan mayor capacitad para comunicarse con Él que los demás, y lo único que pensamos es que el sistema de súplicas vía cerebral no ha de ser el mejor modo para comunicarnos. La psique, no obstante, es confundida a menudo con el cerebro, puesto que los científicos aseguran que en este órgano radica todo y que la química interviene tanto como los impulsos inquietos, las neuronas y la conveniente circulación sanguínea. Mas hasta el momento absolutamente nadie ha sido capaz de precisarnos dónde radica la imaginación, la intuición, la inventiva o bien la serenidad -por poner unos ejemplos-, llegando con nuestras dudas hasta ese término del ánima o bien el espíritu, tan sutil que tampoco absolutamente nadie ha sido capaz de definirlos con precisión. También afirman que la memoria es la potencia del ánima (¿o del cerebro?) a través de la que se retiene y recuerda lo pasado, la educación, la gloria a las personas o bien sucesos, y hasta la relación de gastos hechos en un comercio. También charlamos de memoria cuando exponemos hechos o bien motivos referentes a cierto tema, y al estudio o bien disertación escrita sobre alguna materia. Otras personas prefieren equiparar a nuestro cerebro con exactamente los mismos dispositivos electrónicos que se guardan en ordenadores, así como con la memoria artificial, más científicamente renombrada como mnemotécnica, un arte que intenta a través de múltiples reglas acrecentar el poder y alcance de la memo-ria. Tan afín es un PC a nuestro cerebro, que cuando charlamos de “borrarse algo de la memoria”, nos podemos referir del mismo modo a la electrónica o bien a la psique, puesto que en los dos casos deseamos decir que se han olvidado o bien desaparecido todos y cada uno de los datos. | Adolfo Pérez Agustí