Libroslandia

Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora

ISBN: 978-8495348302 | ASIN: 8495348306 | Tamaño descarga: 1129KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora en Amazon Comprar el libro Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora EPUB Libro Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora PDF

Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora EPUB

Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora PDF

Descargar Libro Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora

Libro Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora de David Leavitt

Libro Online Ebook Alan Turing. El Hombre Que Sabía Demasiado: Alan Turing Y La Invención De La Computadora

Sinopsis del libro

Para resolver uno de los grandes problemas de su tiempo, Alan Turing propuso una imaginaria máquina de calcular programable. Sin embargo, la idea de producir una «máquina Turing» no cuajó hasta que Turing consiguió descifrar el código Enigma de los nazis, permitiendo así la victoria de los Aliados durante la segunda guerra mundial. Con la idea de su máquina, Turing se convirtió en el paladín de la inteligencia artificial, formulando el célebre Test de Turing, que pone en cuestión nuestras nociones simples sobre la conciencia humana. Sin embargo, los trabajos de Turing durante la posguerra se vieron truncados cuando, en su calidad de homosexual declarado en una época en que la homosexualidad era oficialmente ilegal en Inglaterra, fue detenido por las autoridades y condenado a someterse a un «tratamiento» que venía a ser una castración química y que le condujo al suicidio. | David Leavitt