Libroslandia

Caso Oswaldo Payá.

ISBN: B012TZRV46 | ASIN: | Tamaño descarga: 1548KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Caso Oswaldo Payá. en Amazon Comprar el libro Caso Oswaldo Payá. en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Caso Oswaldo Payá. EPUB Libro Caso Oswaldo Payá. PDF

Media de 5 estrellas basadas en 18 opiniones

Caso Oswaldo Payá. EPUB

Caso Oswaldo Payá. PDF

Descargar Libro Caso Oswaldo Payá.

Libro Caso Oswaldo Payá. de Javier El-hage

Libro Online Ebook Caso Oswaldo Payá.

Sinopsis del libro

Oswaldo Payá Sardiñas fue un activista por la democracia y los derechos humanos en Cuba. Payá fue entre los primordiales líderes de la oposición cubana debido a que creó y dirigió el Proyecto Varela, una iniciativa legislativa que —a través de la recolección masiva de firmas y en cumplimiento de los requisitos establecidos en la propia Constitución de Cuba— proponía un referéndum en el que los ciudadanos cubanos decidirían sobre reformas legales que permitirían el respeto efectivo de sus derechos esenciales. El veintidos de julio de dos mil doce, Oswaldo Payá se dirigía desde La Habana con rumbo a Santiago de Cuba. Al lado de él viajaban Harold Cepero (cubano), Ángel Carromero (español) y Jens Aron Modig (sueco). Conforme a la versión oficial del gobierno cubano, más o menos a las 13:50 horas, Ángel Carromero perdió el control del vehículo y también impactó contra un árbol en un tramo de la carretera “Las Tunas-Bayamo”, en la localidad La Gabina, a veintidos kilómetros de la urbe de Bayamo, provincia de Granma. Según el gobierno cubano, en el hecho murieron Oswaldo Payá y Harold Cepero, al paso que Ángel Carromero y Jens Modig padecieron únicamente ciertas lesiones menores por el impacto. El gobierno cubano concluyó que el hecho se generó debido a 2 factores: la gran velocidad a la que manejaba Ángel Carromero; y, el hecho de que este habría accionado los frenos de forma áspera en una superficie escurridiza. Cuba no es un Estado democrático en el que se respeten los derechos individuales, o bien en el que exista independencia entre los poderes del Estado. El Estado cubano está regido por un régimen déspota completo, una dictadura, o bien gobierno de tipo totalitario. Bajo este régimen no existe garantía de independencia alguna en la administración de justicia o bien respeto por los derechos esenciales de los ciudadanos, y de forma especial, de aquellos que expresan claramente su disconformodidad con el gobierno. Al revés, como ocurre de forma sistemática bajo cualquier gobierno dictatorial, los juicios que implican a opositores son una pura formalidad que busca entregar apariencia de legalidad a un procedimiento judicial donde todos y cada uno de los actores (fiscal, juez y letrado defensor) orientan su tarea cara legitimar la decisión del gobierno, y no cara la búsqueda de la verdad histórica de los hechos y la sanción de los responsables. La investigación y siguiente juicio por la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero se efectuaron en este contexto de autoritarismo completo. El veintidos de julio de dos mil doce, Oswaldo Payá y Harold Cepero murieron en circunstancias cuyo esclarecimiento ha sido activamente impedido por el Estado. Las autoridades del régimen cubano, a través de numerosas violaciones de las reglas básicas del debido proceso que están orientadas cara la búsqueda de la verdad sobre hechos en polémica, han impedido de forma deliberada este esclarecimiento. La información que fue revelada en los meses siguientes al hecho y que no fue considerada en lo más mínimo por el tribunal que condenó a Ángel Carromero —incluyendo declaraciones de testigos, patentiza física y también informes periciales— sugiere la responsabilidad directa del régimen cubano en la muerte de Payá y Cepero. Específicamente, la patentiza excluida deliberadamente apunta a que los hechos ocurridos el veintidos de julio de dos mil doce no fueron un accidente —como fue calificado rápidamente por las autoridades en los medios estatales que forman una parte del monopolio comunicacional del gobierno, y que más tarde fue ratificado sin mayores cuestionamientos por el régimen jurídico totalitario cubano— sino más bien el resultado de un hecho automovilístico provocado de forma deliberada por agentes del Estado, (1) con la intención de matar a Oswaldo Payá y a los pasajeros que viajaban con él, (dos) con la intención de ocasionarles graves lesiones anatómicos, o bien (tres) fue efectuado con negligente y/o aviesa indiferencia por la vida del activista por la democracia más esencial de Cuba en los últimos 25 años. | Javier El-hage