Libroslandia

Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano

ISBN: B007KJ7OTY | ASIN: | Tamaño descarga: 1788KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano en Amazon Comprar el libro Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano EPUB Libro Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano PDF

Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano EPUB

Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano PDF

Descargar Libro Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano

Libro Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano de Juan Carlos Reyna

Libro Online Ebook Confesión De Un Sicario: El Testimonio De Drago, Lugarteniente De Un Cártel Mexicano

Sinopsis del libro

"Lo único que sé hacer es matar."Con esta oración empieza la confesión de Drago, quien fuera primero sicario y gobernante de un esencial cártel mexicano, y después miembro del Programa de Testigos Protegidos de la Procuraduría General de la República.Confesión de un sicario, escrito por el cronista Juan Carlos Reyna desde las entrevistas que le realizó a Drago y del testimonio escrito de éste, es un libro espantoso y doloroso que relata de primera mano la realidad más descompuesta de México: el planeta del narcotráfico en sus niveles y la corrupción de todos y cada uno de los ámbitos del gobierno.Este libro, que está llamado a transformarse en un clásico de nuestro tiempo, es además un recuento doloroso de traiciones, faltas, violaciones y asesinatos, un auténtico descenso cara el averno, puesto que como afirma Reyna en el epílogo: "Durante nuestros encuentros intenté acompañar en su descenso a Drago, quien desde nuestra primera reunión,a la que llegó vestido de traje y en la que se descamisó para enseñarme las heridas de bala amontonadas durante su vida, me habló meticulosamente de sus ejecuciones, me aseguró padecer ataques de depresión y también insomnio y me pidió que lo llamase con el apodo usado aquí puesto que en su niñez escuchó el mito de un dragón que descendía a los avernos, donde moría para entonces renacer". | Juan Carlos Reyna