Libroslandia

Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1

ISBN: 978-1497409002 | ASIN: 1497409004 | Tamaño descarga: 2046KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1 en Amazon Comprar el libro Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1 en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1 EPUB Libro Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1 PDF

Media de 5 estrellas basadas en 19 opiniones

Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1 EPUB

Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1 PDF

Descargar Libro Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1

Libro Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1 de Alejandro Arnaldos Conesa

Libro Online Ebook Crónicas Zombi: El Lamento De Los Vivos: Volume 1

Sinopsis del libro

Primer libro de la saga “Crónicas Zombi”. Después de que una enigmática enfermedad poblase el planeta de fallecidos vivientes, y después de que éstos arrasasen con todo a su paso, los últimos humanos supervivientes se refugian en las zonas seguras, creadas por los militares, donde continúan apartados del planeta exterior, que ahora pertenece a los fallecidos. En la urbe de Murcia, mientras que Carlos (un chico de dieciocho años apasionado a los ordenadores) procura sostener la vida y la cordura encerrado en el piso de sus progenitores, Laura (una mujer con una hija de 4 años y que padece malos tratos a manos de su marido) malvive en la zona segura. Al tiempo Dani (un niño de diez años con gran valor) debe dejar atrás la niñez cuando se ve forzado a cuidar a su hermana adolescente ciega, y Sergio (un soldado raso de buen corazón) pierde a prácticamente toda su unidad en una misión en el exterior de la zona segura y debe retornar a ella atravesando una urbe tomada por los fallecidos, efectuando una parada anterior para rencontrarse con su novia. Cuando la tormenta se desate, solo su habilidad y la fortuna podrán eludir que terminen formando parte también de las hordas de fallecidos vivientes. | Alejandro Arnaldos Conesa