Libroslandia

El Libro Del Tiempo

ISBN: 978-8498925487 | ASIN: 8498925487 | Tamaño descarga: 4635KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro El Libro Del Tiempo en Amazon Comprar el libro El Libro Del Tiempo en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro El Libro Del Tiempo EPUB Libro El Libro Del Tiempo PDF

Media de 5 estrellas basadas en 16 opiniones

El Libro Del Tiempo EPUB

El Libro Del Tiempo PDF

Descargar Libro El Libro Del Tiempo

Libro El Libro Del Tiempo de Manuel Toharia

Libro Online Ebook El Libro Del Tiempo

Sinopsis del libro

La meteorología, considerada el día de hoy como unaciencia a parte entera, no fue hasta hace unpar de siglos más que un conglomerado desaberes nada racionales, basados en tradicionesy opiniones como mínimo arbitrarios.Sin duda, las civilizaciones más viejas sepreocupaban del devenir del tiempo atmosférico,por la cuenta que les traía para susviajes y batallas, la obtención de comestible, elacomodo más o bien menos agradable de su vidacotidiana… Mas los progresos de la mentehumana en este campo no fueron lejísimos,al menos hasta el Renacimiento, que trajo losprimeros instrumentos de medida. Con ellos,poco a poco empezamos a contar con de datosreales con los que descubrir las leyes naturalesde la atmósfera.La ciencia del tiempo, que estudia el estadopermanentemente alterable de los meteoros,y su prima hermana la ciencia del tiempo,que examina los promedios en un largo plazo deesos consecutivos cambios atmosféricos, sonhoy objeto de polémica. Muchos científicosacusan a la industria humana de los cambiosde tiempo ocasionados por la mano del hombre,afirmando que serán inevitablemente dañinos.Otros relativizan el tema, mas acostumbran a ser tenidospor “herejes” científicos. ¿Herejías en laactividad científica? Suena a más de lo mismo:en la antigüedad, las tormentas se debían alos dioses, el día de hoy hemos remplazado a Júpiter oThor por, consecutivamente, las bombas atómicas,la contaminación o bien los gases de efectoinvernadero. La polémica, en la que los mediosde comunicación semejan haber adoptado unapostura componente y poco objetiva, está servida. | Manuel Toharia