Libroslandia

El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street

ISBN: 978-8415601319 | ASIN: 841560131X | Tamaño descarga: 1726KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street en Amazon Comprar el libro El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street EPUB Libro El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street PDF

Media de 2 estrellas basadas en 17 opiniones

El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street EPUB

El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street PDF

Descargar Libro El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street

Libro El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street de Varios Autores

Libro Online Ebook El Problema Son Los Bancos. Cartas A Wall Street

Sinopsis del libro

A esta altura, la mayoría de los altos ejecutivos ya ha aprendido a ignorar los chillidos y las pancartas de queja de la gente en las calles. Mas ¿y una carta escrita con educación y elocuencia, y mandada a sus oficinas? Es mucho más difícil de ignorar. Es posible imaginar que un ejemplar de este libro llegue al escritorio de un directivo general, que lo hojee en la oficina y dedique unos minutos a reflexionar». New York Magazine Desde dos mil ocho, cuando comenzó a desmoronarse el castillo de la bonanza inmobiliaria y financiera, el planeta occidental se sumió en una crisis de la que todavía no se recobra. El otro lado de los sombríos indicadores económicos son las historias de las personas, aquéllas que sufren los excesos de un sistema maligno, que semeja no tener otro fin que servirse a sí mismo. y a los altos ejecutivos que se enriquecen a toda costa. Como contestación a esto, la gaceta neoyorquina n + 1 lanzó una web donde invitaba a la gente a redactar cartas a las instituciones y compartir así sus experiencias de abuso y desahucios. Este libro elige las ciento cincuenta mejores cartas, entre las más de ocho mil que recibieron. Además de la indignación, éstas revelan una fuerte dosis de humor, de ironía y de estupefacción frente a un atraco institucionalizado, permitido por los gobiernos. Una y otra vez, brota exactamente la misma pregunta, lanzada a los responsables de dirigir el saqueo: ¿Cómo pueden dormir por las noches? | Varios Autores