Libroslandia

La Isla De Sajalín

ISBN: B008MJC4HI | ASIN: | Tamaño descarga: 3196KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro La Isla De Sajalín en Amazon Comprar el libro La Isla De Sajalín en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro La Isla De Sajalín EPUB Libro La Isla De Sajalín PDF

Media de 1 estrellas basadas en 11 opiniones

La Isla De Sajalín EPUB

La Isla De Sajalín PDF

Descargar Libro La Isla De Sajalín

Libro La Isla De Sajalín de Anton P. Chéjov

Libro Online Ebook La Isla De Sajalín

Sinopsis del libro

«La isla de Sajalín es la obra a la que Chéjov dedicó más tiempo y esmero. Y puede que marcase de forma terminante su carácter y alimentase su escepticismo (si bien preferiría charlar en el caso de Chéjov de auténtico estoicismo) y su compromiso con los más débiles. Es posible que Sajalín fuera el germen de sus fantásticos relatos, el principio de su interés por observar al humano con buscada distancia, sin juzgarlo, mostrándolo.» Alétheia-MuiP Gaceta digital La idea de viajar a Sajalín, una recóndita y enorme isla en aguas del Pacífico, al norte de Japón, que cobijaba en la época una colonia penitenciaria, y redactar «cien o bien doscientas páginas» sobre ella se le ocurrió a Chéjov a principios de la década de mil ochocientos noventa. A pesar de la oposición de su familia y su editor, él decía que de esa forma podría «saldar una deuda que he contraído con la medicina» y que le serviría de base para su tesis (que entonces, una vez efectuada, no sería admitida). Mas al tiempo estaba persuadido de su profundo interés social: «A excepción de la Cayena hoy día y de lo que Australia era anteriormente, Sajalín es el único sitio donde se puede estudiar la colonización por la parte de delincuentes». Al regresar, escribiría: «Ahora sé muchas cosas, mas la impresión que me ha dejado el viaje es bastante penosa. Mientras que estaba en Sajalín sólo sentía en mi interior un sabor amargo, como después de haber comido mantequilla rancia; ahora, en cambio, Sajalín se me aparece en el recuerdo como un auténtico infierno».Consciente de que no podía competir con otros testimonios penintenciarios, singularmente con las Memorias de la casa fallecida de Dostoievski, que tanto admiraba, La isla de Sajalín es producto de una investigación más científica y extraña, y de una mirada severa mas no sesgada. El libro, que la censura expurgó y que no se publicó íntegro hasta mil ochocientos noventa y cinco, puede considerarse el primer documental sobre un presidio, efectuado con criterios modernos de objetividad. Jamás dedicó Chéjov tanto esmero y tiempo a una obra suya, el día de hoy ejemplar en la historia de la literatura.Antón Pávlovich Chéjov nació en Taganrog, a riberas del mar de Azov, en el sur de Rusia, en mil ochocientos sesenta. Hijo de un modesto mercader, viejo siervo que había logrado adquirir su libertad, así como la de su mujer y sus hijos, hizo sus primeros estudios en su urbe natal. En mil ochocientos setenta y nueve ingresó en la Capacitad de Medicina de la Universidad de Moscú. Desde el primer curso empezó a publicar «cuadros humorísticos» en gacetas, con los que conseguía sostener a su familia (su padre, endeudado, su madre y sus hermanos habían debido trasladarse con él a Moscú), y pocos años después ya era un escritor profesional reconocido.1888 fue un año clave en su carrera: publicó su novela corta La estepa (ALBA CLÁSICA núm. LIII, así como En el acantilado), escribió su primera obra de teatro, Ivanov, y recibió el premio Pushkin. En mil ochocientos noventa viajó a la isla de Sajalín, «con la intención de redactar un libro sobre nuestra colonia penal», que aparecería al año siguiente con el título de La isla de Sajalín. En mil ochocientos noventa y seis estrenó La gaviota, su primer gran éxito en la escena, al que prosiguieron El tío Vania (mil ochocientos noventa y nueve), 3 hermanas</i (mil novecientos uno) y El jardín de los cerezos (mil novecientos cuatro). Profesor del cuento corto, ciertas de sus obras más esenciales se hallan en ese género, en el que ha ejercido una repercusión que aún el día de hoy prosigue actual. Una extensa antología de sus Cuentos puede encontrarse en esta editorial (ALBA CLÁSICA MAIOR núm. XXI), así como 2 elijas al cargo de Piero Brunello, Sin trama y sin final: noventa y nueve consejos para escritores (ALBA CLÁSICA núm. LXVI) y Unos buenos zapatos y un bloc de notas de apuntes: Cómo hacer un documental. Chéjov murió en Badenweiller en mil novecientos cuatro. | Anton P. Chéjov