Libroslandia

Los Libros De Los Otros

ISBN: 978-8415803409 | ASIN: 8415803400 | Tamaño descarga: 3607KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Los Libros De Los Otros en Amazon Comprar el libro Los Libros De Los Otros en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Los Libros De Los Otros EPUB Libro Los Libros De Los Otros PDF

Media de 1 estrellas basadas en 14 opiniones

Los Libros De Los Otros EPUB

Los Libros De Los Otros PDF

Descargar Libro Los Libros De Los Otros

Libro Los Libros De Los Otros de Italo Calvino

Libro Online Ebook Los Libros De Los Otros

Sinopsis del libro

«… soy todavía de los que creen, con Croce, que de un autor solo cuentan las obras.» De la carta a Germana Pescio Bottino, Génova, nueve de junio de mil novecientos sesenta y cuatro A lo largo de los prácticamente cuarenta años que ItaloCalvino colaboró con la reputada editorial Einaudi leyó cientos, quizá miles, de manuscritos de autores tanto ignotos como consagrados, a quienes dio a conocer o bien cuyas carreras consolidó, mas también rechazó (en ocasiones con gran dureza), sabiendo que como editor literario debía proseguir siempre y en todo momento la corriente de afinidad o bien simpatía que los libros despertaban en él, incluso a peligro de confundirse o bien pecar de arbitrario. Los libros de los otros se enmarca en esa faceta de Calvino comoeditor y compendia doscientos sesenta y nueve cartas que Calvino dirigió tanto a los autores de las obras leídas como a cooperadores, amigos y escritores de la casa, muchos de ellos personalidades de la época como Primo Levi, Leonardo Sciascia, Umberto Eco, Hans Magnus Enzensberger o bien Natalia Ginzburg, y en las que desvela sus amores (y odios) literarios. Los libros de los otros nos ofrece una perspectiva inusual de la historia de la literatura y del pensamiento de la época (mil novecientos cuarenta y siete-mil novecientos ochenta y uno), y servirá al lector interesado como guía de lecturas y complemento a Por qué leer los clásicos. | Italo Calvino