Libroslandia

Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados»

ISBN: 978-8408101222 | ASIN: 8408101226 | Tamaño descarga: 2358KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados» en Amazon Comprar el libro Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados» en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados» EPUB Libro Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados» PDF

Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados» EPUB

Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados» PDF

Descargar Libro Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados»

Libro Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados» de Jordi Évole

Libro Online Ebook Más Vale Pedir Perdón Que Pedir Permiso: Historias íntimas De «salvados»

Sinopsis del libro

¿Cómo conseguimos infiltrar a una falsa premiada de la lotería de Navidad? ¿Por qué nos pilló Rouco Varela en una de nuestras operaciones? ¿Cuál fue nuestra reacción cuando Zapatero dijo «Bardem» en el cara a cara con Rajoy? ¿Cómo nos infiltramos en «El diario de Patricia»? ¿Cómo le entregamos la guitarra del Chikilicuatre al Papa? ¿Por qué nos detuvo la Guardia Civil en Santa Coloma y casi acabamos ante Garzón? ¿Por qué nos amenazó Falange Española? ¿Cómo conseguimos el teléfono móvil de Luis Aragonés? ¿Cómo nos ligamos a los guardaespaldas de Berlusconi? ¿Quién nos hizo descartar la idea de invadir el islote de Perejil? ¿Por qué nos traicionó una tuna antes de un mitin de Rajoy y Paco Camps? ¿Cómo conseguimos que el Opus Dei casi nos contrate para una de sus fiestas? Las respuestas a estas preguntas, y otras, están en este libro. Un libro del que podríamos decir que, gracias al prólogo de Quim Monzó y el epílogo de José Corbacho, seguro que empieza y acaba bien. O no. | Jordi Évole