Libroslandia

Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud.

ISBN: B00N4FPZHG | ASIN: | Tamaño descarga: 4682KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud. en Amazon Comprar el libro Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud. en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud. EPUB Libro Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud. PDF

Media de 3 estrellas basadas en 14 opiniones

Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud. EPUB

Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud. PDF

Descargar Libro Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud.

Libro Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud. de Marcos Llona

Libro Online Ebook Ni Esto Ni Aquello. La India Misteriosa De Mi Juventud.

Sinopsis del libro

Las entretenidas andaduras de un joven buscador espiritual que desde temprana edad tuvo contrariedades para amoldarse al sistema de vida regulado por el dogma social y religioso que le tocaba vivir en Chile. El protagonista no se sentía atraído a cumplir con el propósito materialista de su sociedad y ansiaba entender para qué era la vida; cuál era la meta de la encarnación humana. Como esas contestaciones no las encontró en la educación que había recibido, resolvió, a sus veintiún años, viajar a la India de la década del 50`, sin data de regreso, con el objeto de buscar maestros y lugares de retiro que pudiesen asistirlo a pacificar su búsqueda espiritual y darle sentido a su vida. Narra el protagonista su encuentro con swami Ranganathananda, de la Misión Ramakrishna y después su larga estadía en el ashram de swami Sivananda Sarasvati. También narra su peregrinaje a pie a Uttarkashi, cerca de los orígenes del río Ganges y su encuentro con el legendario swami Topobananda. Al leer el libro es interesante observar que el joven buscador, pese a estar dormido soñando sus proyecciones subjetivas, tenía fuertes atisbos del proceso real, pues de manera continua presentía que en el proceso humano, que le parecía siempre y en toda circunstancia alterable, había un aspecto que no cambiaba y que él intuía como algo permanente y eterno, como lo es nuestra auténtica naturaleza. | Marcos Llona