Libroslandia

Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento

ISBN: B00RD96XUW | ASIN: | Tamaño descarga: 1920KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento en Amazon Comprar el libro Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento EPUB Libro Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento PDF

Media de 3 estrellas basadas en 8 opiniones

Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento EPUB

Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento PDF

Descargar Libro Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento

Libro Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento de Adolfo Pérez Agusti

Libro Online Ebook Osteoporosis: Síntomas, Causas Y Tratamiento

Sinopsis del libro

Las mujeres han asumido que de igual modo que les llegará la menopausia y sus trastornos anejos (sofocos, inconvenientes vasculares, nuevas arrugas), la osteoporosis aparecerá en los huesos para complicarlas aún más la vida. Su médico, para reafirmar su pensamiento negativo, le pondrá un tratamiento precautorio y curativo, mas le advertirá que no será ni lo uno ni lo otro. Únicamente se minimizarán los síntomas, eludiendo que medren de forma ostentosa y también inaguantable. Su enfermedad es crónica, que es exactamente lo mismo que decir ineludible, para siempre y que, pese a ello, precisa medicación, exactamente la suya. Así que inmersa en las llamadas eufemísticamente “enfermedades crónicas”, la osteoporosis ha generado una cantidad ingente de enfermos /clientes que están desbordando todas y cada una de las previsiones, además de las arcas de los laboratorios fabricantes de fármacos para ellas. No se trata de una enfermedad aguda, ni tan siquiera de una patología que comprometa al vida, sino más bien simplemente de algo que -dicen- el enfermo debe aceptar para toda la vida, como aceptamos que debemos avejentar, tener arrugas y perder vitalidad muscular. Mas pese a que verdaderamente no se trata de una enfermedad insanable, la paciente sale siempre y en toda circunstancia de la consulta médica con un tratamiento médico que deberá consumir a lo largo de todo el resto de su vida ¿Si no tiene solución, por qué hay que medicarse? “Para prevenir las dificultades -explican-, para eludir que avance con demasiada rapidez“. Sin duda las dificultades aparecerán, mas será por esa medicación tomada fielmente a lo largo de años y años. Parece que nos hallamos frente a una enfermedad que es únicamente un proceso de la involución, de igual manera que lo son la pérdida de la memoria, la aparición de las arrugas, la disminución de la agudeza visual y la caída del pelo. Una vez instaurada poco a poco en el organismo semeja hacerlo de forma terminante, mas esta es una conclusión errónea que vamos a tratar en este libro. La osteoporosis, si bien es un proceso frecuente en el paseo al envejecimiento, se semeja demasiado a otras enfermedades óseas como la osteomalacia, el raquitismo y la osteopenia, mas mientras que éstas responden bien a una medicación de forma sabia administrada, la osteoporosis se resiste a desaparecer con la terapia química frecuente. Los médicos, naturalmente, saben y informan que no tiene cura y que la “descalcificación” (término incorrecto, pues los huesos no se decalcifican), llegará inevitablemente. El interrogante es nuevamente la misma: Si no tiene cura ¿para qué medicarse? En un caso así acostumbran a contestar que es a fin de que no avance demasiado rápido, algo que no podrán eludir -aunque sí aguzar- con esa equivocada costumbre de dirigir calcio y aconsejar el consumo de lácteos. Cuando el enfermo sea sometido a las rutinarias pruebas de la Densiometría Ósea (DO) o bien Rastreo de la Densidad Ósea, así como una absorciometría de rayos x de energía doble (DEXA, por sus iniciales en inglés), comprobará decepcionado que todo ese tratamiento apenas está haciendo efecto y que sus huesos pierden de forma tenaz el apreciado mineral que creen precisar. “¿Qué desea ? -le dirá el médico un tanto airado-, con los años que tiene es lógico que le ocurran estas cosas”. ¿Entonces -preguntará dócil el enfermo-, ya no debo tomar la medicación? “Sí, evidentemente. No deje de tomarla pues entonces será peor”. ¿Y no hay nada más que se pueda hacer? “Yo no sé hacer milagros, así que resignación -le responderá con ironía científica”. Mas este libro le descubrirá las causas y el tratamiento natural más idóneo. | Adolfo Pérez Agusti