Libroslandia

Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition

ISBN: B00ZNJS9HY | ASIN: | Tamaño descarga: 2510KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition en Amazon Comprar el libro Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition EPUB Libro Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition PDF

Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition EPUB

Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition PDF

Descargar Libro Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition

Libro Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition de Oscar Wilde

Libro Online Ebook Pluma, Lápiz Y Veneno/pen, Pencil And Poison: Edición Bilingüe/bilingual Edition

Sinopsis del libro

A menudo, la gente reprocha a los escritores y artistas que sólo sean hombres de acción de un modo imperfecto e incompleto. Y sin embargo, es muy normal que así sea. Esa concentración del pensamiento, ese ardor vehemente que caracterizan el temperamento del artista, excluyen a la fuerza las otras cualidades. Para aquellos a quienes viven preocupados por la belleza de la forma no existe ya nada más en el mundo que tenga verdadera importancia. It has constantly been made a subject of reproach against artists and men of letters that they are lacking in wholeness and completeness of nature. As a rule this must necessarily be so. That very concentration of vision and intensity of purpose which is the characteristic of the artistic temperament is in itself a mode of limitation. To those who are preoccupied with the beauty of form nothing else seems of much importance. Yet there are many exceptions to this rule. | Oscar Wilde