Libroslandia

Rostros Ocultos

ISBN: B007MG1ENW | ASIN: | Tamaño descarga: 3128KB


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro Rostros Ocultos en Amazon Comprar el libro Rostros Ocultos en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro Rostros Ocultos EPUB Libro Rostros Ocultos PDF

Media de 4 estrellas basadas en 6 opiniones

Rostros Ocultos EPUB

Rostros Ocultos PDF

Descargar Libro Rostros Ocultos

Libro Rostros Ocultos de Francisco Javier Bautista Lara

Libro Online Ebook Rostros Ocultos

Sinopsis del libro

En un conversatorio sobre la novela Semblantes ocultos con un conjunto de estudiantes universitarios, una joven comentó que después de leerla, había empezado a ver a la gente de forma diferente, ya las personas no le eran indiferentes. Otro estudiante preguntó cuál era el propósito que perseguía al escribirla. Entonces respondí que la meta no podía resumirse mejor que con la precisa afirmación que la joven precedente dio. Si tan sólo una persona ha percibido eso, debo reconocer que el fin que perseguía ha sido conseguido.La gente que vemos y la que apenas sospechamos, esa que nos circunda o bien la que rodeamos, que nos ve y vemos en la Managua de el día de hoy, remendada de contradicciones, gentes en su planeta y otras en el suyo, es exactamente la misma que he visto caminar por las calles de Guatemala, Panamá, San José, Buenos Aires, La Paz, Quito, Santiago y Caracas; es la que se sienta en la cuneta de un lejano pueblo olvidado bajo las ramas de un árbol, es la que recorre caminos urbanizados o bien sucios, carga sobre sus hombros una alforja de ilusiones, promesas y cachivaches; y, no obstante, vive y prosigue caminante; anda por allí, subiendo y bajando, en un ir y venir que no se agota por el hecho de que siempre y en toda circunstancia hay una luz que reluce aun en el fondo del pozo.Que la indiferencia —sinónimo de la muerte misma— no nos envuelva en su mantón obscuro y horrible, no nos deje al lado de la vida que se gasta mientras que sopla el viento gélido de los ausentes ahogados en su riqueza, poder y gloria. La solidaridad es como una balsa que flota sobre las olas turbulentas del río, como la sombra del árbol que te acoge frente al inflexible sol, como esa alforja, mochila o bien fardo que alguien te ayuda a completar o bien llevar.Algo puede mudar y nacer cada día…, intrascendente retoño que aflora fresco, verde-tierno de un leño tirado a la vera del camino… Creo en la utopía de Morisco… ¿de qué, si no de utopías, se edifican las pequeñas y grandes hazañas?La novela ahora vuelve a imprimirse a fin de que prosiga circulando entre los (as) lectores (as) y continúe reinventándose y despertando nuevas inquietudes, extrañas a mí, propias de , lectores; que nuestros cimientos se sacudan y de ellos brote un nuevo reto: más preguntas y dudas, menos verdades, como escribió el versista portugués Pessoa: “no me dejes solo con personas llenas de certidumbre. Esa gente es terrible”. Líbrame, Dios, de la vacía compañía de los que piensan que todo lo saben… Reconozco que hay un planeta que me circunda y ignoro. | Francisco Javier Bautista Lara